sábado, 7 de junio de 2014

Ella.


Ella salió a la calle, sin más, como lo hacía siempre, con ese ímpetu que la caracterizaba, como si ya no le diese miedo de nada,ni de la noche , ni del viento ni siquiera del frío.

Aterrizó en aquel lugar como por arte de magia, solamente había escombros, y una pequeña luz que salía de la ventana del edificio de al lado la vigilaba de reojo...

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado intrigada.
    Besos, buen domingo

    ResponderEliminar
  3. El impetu serian laa prisas...
    Para quę vigilaba?

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué será que fue a parar a ese sitio lúgubre pero con una luz de guía?, besos!

    ResponderEliminar
  5. A lo mejor aquél resplandor se debió a ella, a su luz!

    ResponderEliminar
  6. el miedo nos inmoviliza
    Avanza y sigue escribiendo y poniendo tu alma al as letras

    ResponderEliminar